Ana Michelle Malagón, una colombiana que moldea el buen nombre de nuestro país en Turquía

 

Como hija del reconocido escultor boyacense, el maestro Eduardo Malagón Bravo, la colombiana Ana Michelle Malagón manifestó desde muy pequeña su vena artística y su gran capacidad para el trabajo con plastilina. Desde los 14 años dictó clases en técnicas de trabajo con este material, en su casa en Bogotá, las cuales se transformaron en talleres experimentales en varios municipios de Colombia. 


Su pasión por el trabajo con plastilina la llevó a trabajar junto a su familia en un taller de arte en el que se utiliza el arte como instrumento para exaltar los valores y las tradiciones colombianas; gracias a este trabajo logró obtener diversos premios y exponer su obra en plastilina de manera paralela a las exhibiciones de esculturas, cuadros y vitrales de su padre. 


Esta experiencia le sirvió a Ana Michelle para ratificar que el modelado en plastilina, es un arte para todas las edades, que ayuda a las personas a despertar destrezas y aptitudes, a desarrollar la imaginación de manera animada, a fortalecer la coordinación, la motricidad fina y gruesa y a combatir el estrés cotidiano, así como también sirve como herramienta para realizar terapias de reconstrucción del movimiento de las manos y los dedos.

 

Maqueta Plastilina


Una historia de amor cibernético, la hizo salir de Colombia. Se conoció con su esposo, Ismail, por internet cuando estaba cursando en ese entonces séptimo semestre de Licenciatura en Educación Preescolar, en la Universidad de San Buenaventura, en Bogotá. Chateó con su esposo durante 2 años: “Una locura completa en ese entonces, pero mi esposo siempre se presentó como una persona honesta, me mandaba fotos y videos de como él vivía; hasta me mando sus documentos de identidad para que me sintiera tranquila de que él me estaba hablando con el corazón en la mano.” 


Y fue precisamente con el corazón fijado en su país que se fue a vivir a las lejanas tierras de Turquía, en diciembre del año 2006, recien casada por el rito islámico, donde hoy tiene un hijo de cuatro años llamado Ahmet Eduardo Sari, que habla tanto español como turco. Sin habérsele ocurrido jamás que su labor artística y profesional iba a alcanzar altos niveles de reconocimiento en este país, se arriesgó a vivir esta  aventura con tan solo conocimiento básicos de la cultura y el idioma turco. “Comencé desde cero: Me sentía como una bebe aprendiendo el idioma, sus costumbres, la forma de vıda y de trabajar.” 


Niños TurquíaUna vez logró un mejor dominio del idioma, incursionó en el mercado laboral de Turquía y, gracias a su carisma y contacto con los turcos que frecuentaba, logró entrar a trabajar al colegio Oğuzkaan en Estambul, donde fue contratada para dictar clases de español y cursos de plastilina para preescolar. Al segundo año de estar trabajando en la institución, la colombiana les propuso realizar la clase de Español también para primaria. Desde entonces el Colegio enseña español como lengua extranjera con gran éxito, gracias a la propuesta de Ana Michelle de combinar el arte de la palstilina con la enseñanza del idioma; una alternativa didactiva y divertida para los niños y jóvenes.


Entre sus proyectos se encuentra el realizar pequeñas cartillas didacticas, con el fin de enriquecer el vocabulario de sus alumnos. También organiza programas infantiles con el Instituto Cervantes de Estambul para los hijos de latinos, ayudándolos a preservar nuestro idioma. Entre sus actividedes, saca tiempo para realizar, en conjunto con una papelería, que tiene una marca especial de plastilina, conferencias para dar a conocer este arte y el novedoso producto. 


Libro Plastilina

 

 

 

 

 

Ana Michelle sueña con seguir proyectando su labor, por lo que, en conjunto con algunas amistades, adelantó un proyecto para realizar un libro de enseñanza de este hermoso arte, el cual presentó a una gran editorial en Turquía, que aceptó su propuesta. “Mi primer libro, es algo muy importante y satisfatorio, puesto que ahora sí todos los niños de Turquía tendrán la oportunidad de realizar figuras en plastilina y conocer más de este arte lleno de color, que es casi nuevo en estas tierras.”

 

 


 

A través de su trabajo, esta artista colombiana hace patria desde la distancia, demostrando que los colombianos son personas trabajadoras y luchadoras, que buscan contribuir en el mejoraminto de su entorno para que en el exterior se sepa “que los colombianos buenos somos mas y que estamos trabajando en beneficio a una comunidad extranjera pero con corazón y esencia 100%  colombiana”

Fecha de Publicación
Publicado en el slide principal
Si

MUCHISIMAS GRACIAS POR TAN ESPECIAL NOTA! ESTOS RECONOCIMIENTOS HACEN QUE PUEDA SEGUIR TRABAJANDO CON ENTUSIASMO EN TAN LEJANAS TIERRAS. GRACIAS POR SU APOYO !.

Y SI LA VERDAD ES QUE LOS COLOMBIANOS BUENOS...SOMOS MAS!!! Y SEGUIREMOS TRABAJANDO EN BENEFICIO DE LA HUMANIDAD ASI SEA EN TIERRAS LEJANAS.... PERO SIEMPRE DEMOSTRANDO QUE HACEMOS PATRIA.

Hola,
Ana, que bueno conocer de la labor que haces en el exterior. Definitivamente las noticias que generamos en nuestro paìs nos hace perder la visiòn de lo bueno que somos y que de estos somos la moyoría. UN abrazo desde tu país.
Mi nombre es Stephany [email protected]-, curso último grado de bachiller y estoy aplicando para una beca del gobierno de Turkia, deseo mucho lograr este beneficio y estoy convencida que lo lograré.

Me gustaría conocer más detalles de la vida en Turkia y de las universidades. Seré una profesional en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, espero prontamente saludarte.

FELICITACIONES, ANA MICHELLE.
COMO COLOMBIANA, ME SIENTO ORGULLOSA DE CONOCER HISTORIAS DE VIDA COMO LA TUYA, ESTOY SEGURA QUE TU EJEMPLO DE INICIATIVA Y TRABAJO, INSPIRARÁ A MUCHAS PERSONAS QUE PUEDEN SENTIRSE SIN METAS CLARAS Y ABATIDAS.
SIGUE ADELANTE Y NUNCA DEJES DE VOLAR...
DIOS TE BENDIGA A TI Y A TU FAMILIA.