Erika Morant, la antioqueña que puso a cantar música colombiana a ciudadanos chinos

Pais

China

 

Esta connacional, oriunda de Medellín, es la Directora del coro de la Biblioteca Cervantes en Shanghai, China. Su vehemencia, dedicación, arraigo y amor por la música, han redundado en una gran empatía de los ciudadanos chinos hacia Colombia.

Erika vivía en Medellín y estudiaba música. Animada por un grupo de amigos chinos y movida por su interés en la cultura asiática, comenzó a tomar clases de chino. Era un pasatiempo. Pero ella no sabía que ese entrenamiento en mandarín sería el inicio de un gran proyecto de vida. 

“Estudié chino por cinco años porque me gustaba. No había un interés a largo plazo atado a ese gusto. Sin embargo, una vez terminé la Universidad, la vida me llevó hacia China. El gobierno de la República Popular China me otorgó una beca para hacer una maestría en Dirección de Orquesta. Por supuesto, la tomé.” Menciona Erika. 

Era el año 2011 cuando Erika emprendió su viaje hacia Shanghai, ciudad que el gobierno chino eligió para ella y donde se encuentra un reconocido conservatorio que sería su lugar de estudio.

Desde entonces sabía que viviría en la ciudad más occidentalizada en China. Durante cinco años, tiempo que duraron sus clases, Erika investigó sobre la cultura china y extrajo información muy valiosa de sus amigos chinos.

 

“Llegué a la Biblioteca Cervantes porque estaba escrito”
“Llegué a la Biblioteca Cervantes porque estaba escrito. Yo creo en el destino. Los chinos creen en el destino.” 

“No llevaba siquiera una semana en Shanghai cuando una amiga china que conocí en Colombia, me pidió que le ayudara a pagar un examen de español muy importante que su amiga debía presentar en los siguientes días. El lugar al que debía ir era la Biblioteca Cervantes.” 

“Cuando llegué a ese lugar y vi la biblioteca atiborrada de escritores latinoamericanos dije: de aquí no voy a salir, y me encantaría dar aquí mi primer concierto de guitarra.” 

Segura de haber encontrado el sitio que, desde su interior, estaba buscando, Erika habló con algunos encargados del Instituto Cervantes acerca de su interés de ofrecer un concierto de guitarra. La respuesta fue positiva; y aunque no contaban con mucho presupuesto, Erika lo tomó como una gran oportunidad para compartir su música. 

“Desde el momento en que ofrecí mi primer concierto de guitarra, comenzaron a tejerse muchos proyectos culturales con el Instituto. Mientras cursaba mi maestría, trabajaba con ellos.” 

“Durante todos estos años en el Cervantes, he tenido la oportunidad de ofrecer muchas conferencias, talleres y conciertos enfocados en las músicas populares de España y de América Latina. Es muy gratificante sentir la buena aceptación por parte de los asistentes, la curiosidad del público chino por nuestras músicas y el apoyo de los medios.” 

 

El coro
Entre conciertos de guitarra, conferencias y otros proyectos culturales con el Instituto Cervantes, Erika culminó su maestría en Dirección de Orquesta. El tiempo de práctica más valioso fue allí, en ese lugar al que llegó movida por el destino. 

“Un día, en mi casa, llegaron a mi cabeza muchos recuerdos de Colombia, especialmente aquellos acompañados de música. Pensé en el coro del cual hice parte en Medellín y todas las experiencias felices que alrededor de el se construían. De la nada, me surgió una pregunta: ¿por qué no crear un coro de música en español?” 

“Comencé a escribir sobre cómo sería ese proyecto materializado y qué necesitaría – un piano, por ejemplo-, pero, curiosamente, no tenía en mente la Biblioteca Cervantes; solo imaginaba el coro compuesto por ciudadanos chinos cantando en español.” 

Cuando la idea ya estaba plasmada sobre el papel -después de un par de horas sin parar de escribir-, Erika imaginó – ahora sí- cómo ese coro podría ser de la Biblioteca Cervantes. 

De inmediato, se comunicó con la Gestora Cultural de la Biblioteca y le comentó que le enviaría una propuesta para su revisión. La envió. Pasados diez minutos recibió la llamada.

“Me dijo: ‘¡qué proyecto tan maravilloso! Vamos a comprar el piano.’ Yo no lo podría creer.”

Esa llamada marcó el inicio de uno de los proyectos más significativos y enriquecedores para Erika: el coro de la Biblioteca Cervantes en Shanghai.  Ella, oficialmente, su Directora. 

“El coro inició con nueve mujeres y un hombre. Para que sonara bien tuve que hacer ‘menjurjes’ (risas). La Biblioteca hizo la convocatoria entre sus estudiantes de español y entre ciudadanos chinos que tuvieran alguna relación con el español. El 95% de nuestro repertorio es música latinoamericana.” 

“La convocatoria fue y sigue siendo muy particular. Cada vez que un chino se presenta para hacer parte del coro pregunta cuál es el objetivo de este proyecto, y mi respuesta es: ser felices. Todos responden con una risa espontánea.” 

Así es. El propósito con el que Erika construyó este sueño va más allá de lo tangible. Es una oportunidad para estrechar lazos con la cultura española y latina, para abstraerse del afán del mundo y para conectarse con la magia que permea la música. 

Este coro y la música colombiana que embellece su repertorio, han permitido que los casi 30 ciudadanos chinos que lo conforman, tengan a Colombia en sus pensamientos, en sus deseos y en sus ‘venas’. Este país se ha convertido en un referente muy positivo para ellos, para sus familias y para sus amigos. 

“Ya son cinco años con el coro. Hemos ofrecido muchos conciertos en diferentes espacios culturales de Shanghai; cantamos para el maestro Fernando Botero en su visita a China en 2016; cantamos en TEDx en 2017; fuimos invitados por Instituto Confucio de Toledo, España para cantar allí en octubre de 2018. Además, hemos grabado tres videos promocionales “Quizá Quizá”, “Esta vida”,  y  acabamos de grabar ‘La Piragua’ que ha alcanzado más de trescientas mil reproducciones en Facebook. Me siento feliz. Todos nos sentimos felices.”

 

“Buscamos patrocinadores”
“Este proyecto nació y se ha mantenido con amor, talento y el apoyo del Instituto Cervantes; sin embargo, los sueños que nos esperan para ser materializados necesitan la ayuda de patrocinadores. No tenemos presupuesto; solo ganas.”

Si alguien está interesado en conocer más acerca de este proyecto y apoyarlo, pueden comunicarse con: [email protected]

 

Agradecimientos al Consulado de Colombia en Shanghai que hizo posible este contacto con Erika Morant. 

 

 

 

"La Piragua"

  
 

"Esta vida"

 

"Quizás Quizás"

 

 

 

Nota

Erika Morant, la antioqueña que puso a cantar música colombiana a ciudadanos chinos

Fecha de Publicación
Publicado en el slide principal
Si