Paola Murillo, la colombiana que hace brillar el talento latino en Canadá

Pais

Canadá

 

Una de sus máximas creaciones es El Carnaval del Sol, el evento latino más importante en el oeste de Canadá que se realiza en Vancouver. En su última versión reunió 125 mil asistentes.

 

Todo comenzó cuando Paola tenía 16 años. Sus padres la enviaron de intercambio a Kentucky (Estados Unidos) y, a causa de los problemas por los que atravesada el país a finales de los 90, decidieron alargar su estadía en el exterior. Entró a la Universidad.

“En la Universidad toda la gente me relacionaba con el estereotipo de narcotráfico que tenía Colombia; ese era el único referente de mi país, así que me puse en la tarea de cambiar su imagen.” Afirma Paola.

“Comencé a hablar bien de Colombia, a mostrar su verdadera cara y a hacer visibles sus cualidades. Al poco tiempo me gané un premio por cambiar el estereotipo de mi país entre la gente de la universidad. Eso me llenó de más motivos.” Agrega la colombiana.

Esa capacidad persuasiva de Paola sumada a su carisma arrollador, la hicieron merecedora de un importante reconocimiento al interior de la institución. Eso le permitió emprender grandes acciones en beneficio de la comunidad colombiana.

“Mientras cursaba mi pregrado, en 1999, ocurrió el terremoto de Armenia. Me armé de valor y comencé a recoger fondos para enviar a Colombia. Hablé con la Cruz Roja y otras entidades. Organicé un evento para 150 personas; llegaron 2.500. Recogimos 3 mil dólares.” Menciona Paola.

“Me di cuenta de que tenía talento para unir gente.” Agrega.

Alma viajera
Una vez culminó el pregrado, Paola se fue a Francia para cursar un máster en Negocios y Relaciones Internacionales. Allí se quedó cuatro años.

“Hice una práctica de trabajo en una empresa de tecnología apoyando la atracción de talentos internacionales y ayudarlos a entender el proceso de adaptación en Francia.”

Esa labor con la comunidad internacional fortaleció la capacidad innata de Paola para generar empatía y autoconfianza.

Es así como, en virtud de su alma filantrópica, esta colombiana apoyó voluntariamente la adaptación de los latinos que llegaban a estudiar en su Universidad.

Pasaron cuatro años y apareció una crisis en el sector tecnológico en Francia. Paola no logró conseguir empleo así que decidió regresar a Kentucky, Estados Unidos.

“Estando allí me salió una oportunidad de trabajo en Florida, justo en la época en la que ocurrió el atentado de las Torres Gemelas. La situación era compleja en el país.”

Para ese momento Paola tenía visa de estudiante y necesitaba visa de trabajo. No la obtuvo. Se vio obligada a regresar a Colombia.

“Sentí mucha frustración; sin embargo, ese ‘sin sabor’ me permitió sensibilizarme frente a lo que vive cada inmigrante; pude entender la falta de sentido de pertenencia, la pérdida de autoconfianza y la carencia de rumbo que sufren aquellos que viven lejos de su país de origen.”

De vuelta a las raíces
“Cuando regresé a Colombia me encontré con muchas cosas que desconocía, pero poco a poco reforcé mi identidad como colombiana. Allí estuve dos años; un tiempo maravilloso.”

En Colombia Paola trabajó con la Cruz Roja Internacional; una experiencia que le permiti aflorar su espíritu altruista y le hizo entender el conflicto interno del país.

Transcurridos dos años, Paola recibe una invitación de su hermano para mudarse a Canadá. Así lo hizo. Casi de inmediato comenzó su proceso migratorio.

En el 2005 llegó a Montreal con un negocio ya establecido: venta de café y ropa interior. Hizo el estudio de mercado y comenzó a trabajar. Todo marchaba muy bien.

Llegó navidad y, con ella, el crudo invierno canadiense. La inclemencia del clima hizo que Paola aceptara una nueva invitación de su hermano: pasar nochebuena, y otros tantos días, en Vancouver.

“Llegué a Vancouver para pasar navidad y me quedé; me adapté muy rápido. Vancouver es una ciudad rica en paisajes verdes, un lugar multicultural. Me gustó mucho.”

Eso sí, el negocio de la ropa de interior no era compatible con el perfil de las mujeres en Vancouver así que Paola comenzó a buscar algo distinto.

Su primer trabajo en esta ciudad fue en una agencia de empleo, un lugar que le permitió ayudar a potenciar las oportunidades de los latinos que llegaban a Canadá atiborrados de sueños y propósitos.

“Estando en la agencia de empleo me di cuenta de que muchos inmigrantes nuevos estaban viviendo lo mismo que yo; llegaban movidos por el sueño canadiense a un país que no sabía cómo recibirlos.”

Paola, motivada por su deber filantrópico de ayudar a reconocer el talento de los latinos y permitirles retomar su objetivo de vida, pensó en la necesidad de crear un espacio común, una ‘voz’.

“Me vi reflejada en esas personas talentosas que no conseguían lo que buscaban así que pensé en crear un programa para reunir a la comunidad, empoderarla de sus aptitudes y hacer visible su valor. Ahí nació Latincouver, La plaza latina en Vancouver.”

Latincouver es una Organización No Gubernamental que promociona negocios y cultura entre el Oeste de Canadá y Latinoamérica.

 

Y nace el festival del Carnaval del Sol
En el 2008, mientras Paola trabajaba con el Gobierno Federal en Vancouver, hubo una directriz específica a los empleados: “Queremos que en el 2010 toda la comunidad de extranjeros cante el Himno de Canadá en su idioma nativo.”

Paola levantó la mano: - Yo les encuentro la comunidad latina.

Ellos dijeron: - Aquí aún no existe la comunidad latinoamericana.

Paola reiteró: - Sí hay comunidad latinoamericana. Denme la oportunidad de traerla.

En ese momento comenzó la maratónica tarea de visibilizar el talento latino en Vancouver; el resultado fue extraordinario.

“Se me ocurrió crear un gran evento que sirviera como escenario para mostrar lo que somos como talento y nuestra riqueza cultural. Creé El Carnaval del Sol.”

“Comencé a tocar puertas con el Gobierno local y latinoamericano, y con la comunidad; quería que creyeran en este proyecto de trabajo conjunto. No esperaba miles de personas; esperaba corazones.”

“Siempre he creído que las cosas no se hacen pensando en qué tan lejos llegarán; lo importante es simplemente hacerlas.”

En la primera edición del Carnaval del Sol, en el 2009, reunió 500 personas; parecía prometedor. Pronto comenzó a ganar más atención.

En la segunda versión del festival lograron reunir dos mil personas y en la tercera edicion trajeron 50 mil personas y se ganaron una alentadora frase del entonces Alcalde de Vancouver: “Le debemos a la comunidad latina
que volvamos a creer en los eventos en la calle.”

A partir de ese momento El Carnaval del Sol tuvo una calle principal para su festejo.

Después, una zona más grande y visible. En la última edición reunió 125 mil asistentes.

En el 2011, mientras este festival latino cobraba fuerza, Paola recibe – en Toronto- un extraordinario reconocimiento: 10 Most Influential Hispanic Canadians (uno de los diez latinos más influyentes en Canadá). Las motivaciones se incrementaron.

En el 2013, y gracias al éxito de este festival, Paola crea la Semana Latina; una celebración que en los últimos tres años ha traído a la ciudad de Vancouver ganancias anuales que superan el millón de dólares.

¡Así es! Y todo esto es producto del trabajo, la visión y el alma soñadora de una colombiana: Paola Murillo.

La ciudad de Vancouver declaró la semana latina oficial. Se celebra del 1 al 8 julio.

Este año se cumplen los diez años del Carnaval del Sol y con esta celebración se dará apertura a The Latin Plaza; un espacio de trabajo conjunto para los emprendedores latinos. Un escenario único en su categoría en Canadá.

Cabe mencionar que – como lo dijo Paola varias veces durante nuestra entrevista- nada de esto habría sido posible si los amigos de Paola, su familia y todos esos voluntarios con quienes contó, no hubieran entregado su tiempo y su confianza en ella. 

 

NOTA
El programa Colombia Nos Une agradece a la Dirección Distrital de Relaciones Internacionales de la Alcaldía de Bogotá por ponernos en contacto con Paola Murillo. Nuestro encuentro se llevó a cabo en el marco del foro TRANSFORMA realizado por la Alcaldía durante la Semana Internacional de las Migraciones 2017.

 

 

Nota

Paola Murillo, la colombiana que hace brillar el talento latino en Canadá

Fecha de Publicación
Publicado en el slide principal
Si